Stop Operación Campamento

 

El 28 de enero el Partido Popular hacia público que el Ayuntamiento de Madrid “facilitará todo para que la inversión prevista para la ‘operación Campamento’ se haga realidad”.

Se trata de un proyecto del empresario chino Wang Jianlin, propietario y presidente del grupo Wanda. El proyecto supondría la inversión de unos 3.000 millones de euros para construir oficinas, un centro comercial y viviendas de lujo. Sin embargo, y después de numerosas reuniones “no oficiales” para tratar temas que afectan al interés general de Madrid, aun no se ha dado a conocer la información del proyecto urbanístico, tampoco se han reunido o consultado a las asociaciones de vecinos, empresarios, asociaciones ecologistas… Evitando por todos los medios un consenso de base en una materia que tan directamente va a afectar a todos los madrileños.

Se trata de unos terrenos ubicados en el suroeste de Madrid pertenecientes al Ministerio de Defensa, donde se alzan instalaciones militares en desuso al lado de una zona verde y de vías pecuarias por las que transcurre el arroyo Meaques.

Esta operación "especulativa" atenta contra los intereses de los vecinos de la zona pero también de todo Madrid por ser un espacio de valor ecológico para el que se reclama protección.

Esta zona debería formar parte de un gran anillo verde que conecte la Casa de Campo con el parque regional del Río Guadarrama, y también que se consulte a los vecinos qué hacer con esos terrenos públicos. La participación ciudadana debe ser uno de los ejes de cambio en la práctica política de la vida madrileña (ver artículo “Madrid quiere poder decidir” http://mauriciovaliente.net/articulo/madrid-quiere-poder-decidir )

Es más necesaria que nunca la transparencia en las negociaciones, el derecho a la información pública y la participación en las decisiones que afectan a nuestros distritos como único camino para construir una ciudad en la que poder convivir.

Cualquier proyecto de ordenación urbana debe atender la opinión de las organizaciones vecinales, es inadmisible que se pretenda poner en marcha un proyecto como el de la "Operación Campamento" trece semanas antes de las elecciones municipales, hipotecando el futuro y embargando el desarrollo de los vecinos de Madrid, todo ello guiado por una huida del gobierno del ayuntamiento de Madrid y sus últimos coletazos despóticos.

Estamos ante una operación en la cual fuentes conocedoras del proyecto señalan que uno de sus principales focos de atracción será un enorme centro comercial con actividades de ocio dirigidas a familias con niños, que incluirá el parque acuático cubierto más grande de Europa.

La consideración simplista de que “hay que crear empleo”, de cualquier tipo y a cualquier precio trae de la mano que se planteen actividades económicas como: hoteles de lujo, parques de ocio y centros comerciales. Los empleos directos que puedan generar estas actividades se estiman en 31 ocupados por cada 100 camas en hoteles de lujo;  de 5 a 15 ocupados por cada 1.000 m2 de suelo en los parques de ocio y 24 ocupados por cada 1.000 m2 de suelo en centros comerciales.

Este modelo como en otras ocasiones resulta insuficiente a corto plazo e inexistente en el largo plazo ya que las ofertas de ocio varían a gran velocidad y la demanda de los usuarios se mueve en el corto plazo (el ocio no se disfruta de la misma forma en la actualidad a como se hacía hace apenas 10 años… como vemos toda una inversión pensando en el futuro) por ello es necesario apostar por empleos que se estabilice su demanda a lo largo del tiempo , por ejemplo en el distrito de Latina hay 57.000 mayores de 65 años que necesitan centros de mayores, centros de día, residencias públicas, pisos tutelados…, 7.000 menores de 4 años que necesitan escuelas infantiles municipales y, en general, una población de 240.000 habitantes que necesita mejoras en todo tipo de servicios públicos, especialmente en dotación sanitaria.  Estas actividades son más intensivas en empleo y orientadas a la mejora de la calidad de vida en el distrito.

Entre todos vamos a revivir Madrid y construir un futuro que nos permita convivir.