Ante la reforma propuesta por el PP de la Ley de Espectáculos Públicos

Izquierda Unida ha presentado una a la totalidad a la proposición del Partido Popular para modificar la Ley de Espectáculos Públicos por una serie de razones que ya adelantábamos en el debate sobre su toma en consideración. Desde su aprobación, en 1997, hemos reclamado la necesidad de modificar y completar la normativa de espectáculos públicos de la Comunidad de Madrid. Después de la tragedia del Madrid Arena, hace ahora más de un año, el PP se ha apresurado  a cambiar la ley para encubrir de esta forma su responsabilidad.

Ya en el debate de la ponencia de la ley, hace dieciséis años, nuestro grupo señalaba muchos aspectos que quedaban pendientes por regular; aun así, votamos a favor después de las modificaciones introducidas en la tramitación parlamentaria y ante el compromiso del PP de un desarrollo reglamentario que afrontara lagunas y precisara varios aspectos relevantes.

Desarrollo y precisiones que no se han producido. Por decisión del PP, ya que han tenido durante estos años la mayoría parlamentaria y el Gobierno en sus manos. Y lo recuerdo porque han tenido la desfachatez de acusar a la oposición ahora de falta de interés en el tema. El Gobierno regional ha tenido un año para proponer un cambio legislativo. No lo hizo. ¿Por qué? En julio utilizó al Grupo Parlamentario del PP para presentar una proposición de ley. ¿Por qué?

Ahora llevan a cabo una sobreactuación ridícula porque la ley tiene que entrar en vigor antes de las navidades cuando se celebran muchos macro eventos, según nos dicen. Y todo este tiempo perdido con tanto riesgo, 17 años desde la entrada en vigor de la ley y más de un año desde la tragedia del Madrid Arena ¿por qué? ¿Por qué esperaron a que fuera Isabel de la Fuente, madre de una de las víctimas del Madrid Arena, la que se lo pidiera a Ignacio González?

Ahora les entran las prisas. Con su mayoría absoluta los señores del PP y su autocrática gestión de la Asamblea de Madrid podrían haber aprobado una modificación de la ley de espectáculos cuando hubieran querido y como hubieran querido. Sin duda antes del verano, que también es una época de muchos macro eventos.

Que lo hayan hecho en julio, que lo haya hecho su grupo parlamentario y no el Gobierno, y que se hayan limitado al régimen sancionador es su opción. En nuestra opinión y por eso presentamos una enmienda a la totalidad, hay que cambiar y actualizar muchas cosas de la ley de espectáculos y no sólo el régimen sancionador, y hay que hacerlo bien, escuchando a los expertos, a los ayuntamientos, a todos los que tengan experiencias y algo que aportar en este ámbito.

En cuanto al contenido, la proposición del PP peca de exageración de la vertiente sancionara, eso sí obviando las responsabilidades políticas y administrativas, y se olvida de los mecanismos de garantía y control, esenciales para evitar tragedias como las vividas.

Porque si la proposición de ley del Partido Popular la hubieran aprobado con su mayoría absoluta hace dos años no se hubiera evitado la tragedia del Madrid Arena. Como mucho se hubiera  sancionado con mayores cuantías y con mayor rigor a los responsables, pero no se hubiera evitado.

Y esta es la intención de la enmienda a la totalidad de Izquierda Unida. Aumentar las sanciones si, aumentar el rigor, sí, pero también y en la misma medida la prevención, la inspección y las medidas de seguridad.

La proposición de ley presentada por el Partido Popular no sirve porque es oportunista en la forma y porque se queda corta en su contenido.

Desde la Consejería de Presidencia y Justicia se llegó a negar la necesidad de elaborar un Reglamento, afirmando que: “No hace falta ningún Reglamento, ya que la Ley, se puede ir desarrollando con normativas puntuales, como ha ocurrido con los horarios o los porteros de discoteca”. En declaraciones del Consejero, señor Salvador Victoria.

Lamentablemente, su parcheo, su improvisación, ha sido a golpe de tragedia y suceso luctuoso.

Desde IU consideramos necesario concretar mejor el objeto de la ley y delimitar lo que se considera un macro evento. El objetivo es claro. No puede recibir el mismo tratamiento un bar de barrio que un macro evento similar al del Madrid Arena. Es una insensatez y una injusticia. Creemos además que la nueva ley debe regular por un lado la situación del pequeño establecimiento, ante las dificultades que sufre. Los macro eventos son una actividad específica que no debe confundirse con la de numerosos establecimientos del ámbito de los espectáculos públicos y las actividades recreativas que constituyen un pilar fundamental en la economía y el trabajo de la Comunidad de Madrid.

En el caso de los macro eventos consideramos que deben de adoptarse un conjunto de medidas muy concretas que son las que pueden evitar las tragedias, como contemplar un plan de seguridad contra actos deliberados o conductas incívicas, que debiera ser obligatorio incluirlo junto al resto de documentación para solicitar la correspondiente licencia, o establecer la obligación de disponer de un responsable de seguridad durante la celebración del evento, definiendo su perfil profesional.

No pueden preverse las mismas sanciones ante una realidad tan amplia como la de los espectáculos públicos y las actividades recreativas, como pretende el PP.

Combatamos la impunidad de empresarios piratas, si, sancionemos con rigor, también, pero sobre todo garanticemos una supervisión eficaz de las administraciones públicas que se anticipe a la comisión de infracciones. Es de sentido común.

Para garantizar su cumplimiento hacen falta servicios públicos de supervisión y control permanente. Y los recortes en personal de los actuales presupuestos del PP inhabilitan a muchas administraciones públicas para cumplir con su cometido.

Para garantizar los principios que hemos comentado, necesitamos una administración local fuerte, justo lo contrario de lo que pretende aplicar el PP con la reforma de la ley de bases de régimen local.

En conclusión, fuegos de artificio y excusas del PP para eludir su responsabilidad. De esta forma no contarán con el apoyo de IU.