La estrategia retrógrada de Family Watch y el PP en la Asamblea de Madrid

Cartel manifestación por el aborto libre

El martes 4 de febrero en la Comisión de Asuntos Sociales de la Asamblea de Madrid, compareció Ignacio Socías, director general de Family Watch. Su finalidad, en teoría, consistía en hablar sobre la celebración del XX Aniversario del Año Internacional de la Familia en el seno de las Naciones Unidas, pero su intervención delató como de forma encubierta la intención del PP, grupo que había promovido su presencia en el parlamento, era reforzar su discurso retrógrado de familia tradicional.

Lo primero que llama la atención es que director general de Family Watch afirmara que su organización es la única en España que tiene estatuto consultivo en el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas (ECOSOC) y que pretendiera reforzar su discurso destacando un supuesto giro de Naciones Unidas en su preocupación hacia la familia después de tantos años dedicada a atender los derechos de las minorías:

“Porque después de que durante unos años se ha puesto mucha atención en toda una serie de minorías que lo requerían, ahora se comprueba que, por la situación demográfica que sufren muchos países no solo del primer mundo, sino también del segundo y del tercer mundo, la familia constituye el núcleo, el eje en torno al cual esos problemas se pueden solucionar.”

Ni lo uno ni lo otro es cierto. Estatuto consultivo en Naciones Unidas, en sus diferentes tipos, lo tienen muchas organizaciones y sus opiniones, de todos los colores, son responsabilidad de ellas mismas; por otro lado, no hay un sólo documento de Naciones Unidas que ampare este supuesto giro hacia la familia en detrimento de las minorías.

La universalidad de los derechos humanos no admite falsas jerarquizaciones o priorizaciones de derechos. El propio compareciente tuvo que dar marcha a tras a sus afirmaciones iniciales tras la crítica que se le formuló.

Resulta evidente, a pesar de la ambigüedad calculada, que la pretensión de Family Watch y del PP al pedir la comparecencia era reforzar su discurso retrógrado sobre la familia con el falso paraguas de las Naciones Unidas y un lenguaje presuntamente “desideologizado”.

El truco es tan simple como efectivo: utilizar conceptos de Naciones Unidas cambiando su sentido al emplearlos en un contexto diferente. No se habla de derechos sociales, de políticas públicas y de medidas para combatir los efectos de la dramática crisis capitalista que estamos viviendo, responsable de la precariedad vital de todos los tipos de familia que hoy existen.  De esta forma se habla de “familia sostenible” pero no se define lo que se considera como tal, dejando por lo tanto entrever que existe un modelo que no lo es con independencia de las situaciones socioeconómicas. ¿Cuál?

El compareciente no tuvo el valor de expresarlo en la Comisión, pero un repaso a las declaraciones y opiniones del Sr. Socías en los medios de comunicación donde es colaborador habitual (La Razón, ABC…) nos lo aclara:

“Pero eso no sucede siempre en cualquier red afectiva, sino sólo en aquella fundada en un compromiso estable que permite la apertura a la vida y a la educación de los hijos, que es lo que siempre se ha llamado familia. Con todo el respeto a la libertad personal con la que cada uno elige sus propias opciones, no todas ellas producen los mismos resultados ni, por tanto, deberían ser confundidas llamándolas de igual manera. Es decir, no toda familia es «sostenible», en el sentido de que tenga capacidad de mantener unidos y felices a sus miembros” (La Razón, de 31 de enero de 2011).

En resumen, la vieja mercancía averiada que nos venden los sectores más retrógrados de la Iglesia y el PP: la familia patriarcal es la única sostenible, claro que no importa si esa sostenibilidad se base en la opresión y en la hipocresía.

El PP lo tiene cada vez más difícil para vender su ideología reaccionaria; lo estamos viendo ante la propuesta del “liberal” Gallardón para criminalizar el aborto y retroceder decenios en derechos, por eso acuden a esta estrategia de blanquear su discurso con alusiones a las Naciones Unidas y este tipo de iniciativas. No lo conseguirán y, desde IU, haremos todo lo posible para desenmascarar semejante impostura.