La Dehesa de la Villa y la participación popular

Foto de Tomás Lorenzo

Uno de los ejes centrales para el cambio en el Ayuntamiento de Madrid es la participación ciudadana, en la actualidad muy insuficiente, demasiado formal y a menudo instrumentalizada. Cuando reivindicamos la unidad popular como vía para transformar Madrid no nos limitamos a repetir un slogan o a un llamamiento a la movilización durante la campaña electoral, nos referimos al control, a la rendición de cuentas y, sobre todo, al protagonismo ciudadano para diseñar las políticas públicas y construir nuestra ciudad.

Creo que un buen ejemplo del camino a seguir es el de la Dehesa de la Villa. Un conjunto de asociaciones vecinales, de padres y madres, deportivas, la coordinadora ‘Salvemos la Dehesa de la Villa’ y vecinas a título individual, han logrado que este espacio natural esté mejor cuidado y respetado. Lo han conseguido porque la Mesa de Participación de la Dehesa de la Villa no es sólo un instrumento del Ayuntamiento de Madrid para informar, además, es un mecanismo ciudadano para intervenir y canalizar la iniciativa social.

Como hemos debatido recientemente en Ganemos Madrid, la ciudadanía no sólo debe estar informada de lo que hace la institución, que por supuesto es una premisa para la participación, es necesario que además cuente con sus propuestas y críticas a lo largo de todo el proceso de toma de decisiones, desarrollo de las políticas y rendición de cuentas. Es evidente que hay decisiones que tienen que ver con la política general del Ayuntamiento, como por ejemplo los contratos integrales con empresas privatizadas, pero precisamente la dinámica de participación social permite ir más allá, tomar conciencia y exigir el respeto por nuestro patrimonio público. En el caso de la Dehesa, las reivindicaciones vecinales son un claro ejemplo de esta dinámica:

Creación de un Plan Director de la Dehesa de la Villa.

Declaración como Bien de Interés Cultural.

Ampliación de los actuales límites de este espacio natural, clave para los barrios del noroeste de nuestra ciudad.

Mejora de la interconexión a pie y bicicleta de los barrios limítrofes de la Dehesa.

Potenciación del Centro de Información y Educación Ambiental, una víctima más de los recortes del PP.

Desaparición de los tendidos eléctricos aéreos mediante el soterramiento de los mismos. Retirada de las antenas de telefonía móvil.

La plantación popular efectuada este domingo, con la participación de centenares de vecinos y vecinas tiene un alto valor simbólico. Defendemos nuestros espacios públicos. Participamos para mejorar nuestro entorno, nuestra vida cotidiana. Sembramos con nuestras manos.