Acto #RecuperarMadrid

En esta entrada reproduzco el texto de mi intervención en el acto, todo un éxito de participación y de movilización. "En estos días que tanto se habla de derechos humanos, de la rebeldía necesaria para expresar lo que se quiera a pesar de las amenazas del fanatismo, de libertad de expresión, quisiera comenzar mi intervención mostrando mi total solidaridad y apoyo al compañero Facu Díaz. Es un caso más de la criminalización de la protesta social y un ejemplo claro de cómo con la excusa, entre otras, del terrorismo, no ahora, sino desde hace años, nos recortan las libertades y nos pretenden hacer callar. Afortunadamente, parece que la cosa no ha ido a más. Gracias, entre otros apoyos, a los abogados de Izquierda Unida que siempre están allí, a Juan, a Antonio, a Virginia, a Miguel Ángel, a Liber, a Ismael, a Enrique… Y a tantos otros. Pero no es el único caso. Desde aquí también quiero transmitir un saludo de solidaridad a Alfon, que acaba de ser condenado injusta y desproporcionadamente. Y un saludo a los 8 sindicalistas de Airbus, a los compañeros de Coca Cola en lucha y a tantos otros que vienen sufriendo la andanada represiva de un régimen que a falta de zanahorias abusa cada vez más de los palos. Y lo que nos espera compañeros y compañeras. Empezaron con la ley de seguridad privada. Continuaron luego con la de seguridad ciudadana, la tristemente famosa ley mordaza. Y para las próximas semanas tendremos la reforma del código penal, reforzado ahora, tras lo ocurrido en Francia, con un nuevo pacto antiterrorista. ¿Es que el PP-PSOE nos toma por tontos? Lo que parecía excesivo hace unos meses en los sucesivos borradores de la ley mordaza nos lo meterán ahora por la puerta de atrás. Y si protestamos nos acusarán como a Facu de ofender a las víctimas o de hacer apología del terrorismo. Ya han empezado a apretar las tuercas. Al parecer, hay un protocolo policial para intensificar las redadas racistas a viandantes de apariencia árabe, esas redadas que nos legó Rubalcaba en su paso por el Ministerio del Interior. Por cierto, un saludo también a las Brigadas Vecinales de Observación y Vigilancia de los Derechos Humanos, un ejemplo de lo mejor de Madrid, de lo que representa esta ciudad, que se han visto sometidas durante estos años a un sinfín de procesos y sanciones. Los poderosos no temen a los fanáticos. Los utilizan. Aunque a veces esos monstruos que alimentan les muerdan la mano. En Afganistán, en Siria y aquí. Y aquí son la mejor excusa para introducir una legislación que luego se utilice para intervenir las comunicaciones, para impedir las críticas, para garantizar la impunidad en los abusos de poder y para criminalizar la protesta social. Pero, ¿es que se piensan que protestamos por deporte y que amenazando y reprimiendo lo haremos menos? Se equivocan. Protestamos porque cada mañana cuando vamos a trabajar en metro, tren o autobús, los que tenemos esa suerte y tenemos trabajo, somos sufridores del transporte público en esta ciudad. Porque vivimos día a día el deterioro de las instalaciones, la angustia de los retrasos, los apretones. Protestamos porque nos ahoga la contaminación, con unos índices que superan todo lo permitido, como han denunciado esta semana los compañeros de Ecologistas en Acción que hoy nos acompañan. Protestamos porque cuando enfermamos, entre otras cosas por la polución, los hospitales tienen colapsados los servicios de urgencias. Por cierto, cuando antes de navidad denuncié la falta de médicos en un centro de salud de Carabanchel, en General Fanjul, el PP amenazó por querellarse contra mí por difundir información falsa. Todavía les estoy esperando. No lo hacen porque saben que era y es verdad. Protestamos porque cada día Madrid está más sucio, más abandonado que nunca. Porque las obras del Paseo de la Dirección llevan 7 años con las calles levantadas, con los vecinos sorteando escombros y basura, y ahora van a modificar el Plan Parcial de Ordenación Urbana en un mes con el único fin de hacerlo rentable para Dragados. Protestamos porque no hay trabajo y los que lo tenemos lo perdemos o lo mantenemos en peores condiciones. Porque el 1 de diciembre se adjudicó el contrato integral de parques históricos, que incluye Madrid Río, al Grupo Raga-Nitlux, con una rebaja del 27% sobre la licitación inicial ofertada, que ya era un 9% menor que en el pliego de condiciones anterior. Un escándalo con un resultado previsible. Un Expediente de Regulación de Empleo que destruye más de la mitad de los puestos de trabajo. Pierden los trabajadores y el servicio público, los que no pierden nunca son los empresarios amiguetes del alma de los políticos del PP. Protestamos porque cada semana vecinas que disfrutaban de la vivienda social de Madrid están siendo expulsadas de sus casas tras la venta a los fondos buitre del patrimonio de la Empresa Municipal de la Vivienda Social. Porque a José Antonio, enfermo, en paro, con una discapacidad reconocida oficialmente y con un hijo de 12 años, le echó FIDERE este miércoles de su casa en Villa de Vallecas. Esto no es demagogia, esto es lo que vemos todos los días. No protestamos por deporte, lo hacemos porque hemos vivido un deterioro en lo cotidiano, en lo que vemos y sentimos cada día. Y sin embargo, el Ayuntamiento del PP sigue su hoja de ruta, con su capitalismo de amiguetes, como si nada hubiera pasado. Los presupuestos para 2015, a pesar de los esfuerzos electoralistas por vender humo y recuperación económica, mantienen los recortes, la carencia de inversiones, la reducción del número de empleados públicos, la situación de coma inducido de las empresas municipales y la connivencia con el oligopolio de contratistas privados que hacen negocio a costa de los servicios públicos y el patrimonio de todos los madrileños. Pero lo peor es que los presupuestos siguen priorizando el pago de una deuda ilegítima e injusta. Una deuda a mayor gloria de un megalómano reaccionario que quería pasar a la historia y hacer carrera a costa de todas las madrileñas y madrileños. Una deuda generada por los sobrecostes escandalosos en las obras públicas que se embolsaron unos pocos. El Ayuntamiento destina uno de cada cuatro euros a pagar a los bancos. Esta es la realidad. La cruda realidad. Y esta realidad no va a cambiar si no les echamos. Si no derrotamos al bipartidismo. Si no llevamos a cabo una auditoria ciudadana de la deuda; si no ponemos en marcha una estrategia para remunicipalizar los servicios esenciales que hoy son objeto de negocio; si no apostamos por la recuperación del empleo y los servicios públicos; si no democratizamos una estructura mastodóntica que impide la participación y el control ciudadano. ¡Hay que echarles de una vez! A ellos, a sus cómplices y a todos los que hicieron posible las políticas de recortes. Y por eso estamos aquí presentado la propuesta política de Izquierda Unida. Por eso estamos confluyendo en Ganemos Madrid. Un saludo a las compañeras que hoy nos acompañan en este acto en representación de su coordinación colegiada. Por eso estamos construyendo entre todos unidad popular, un programa de cambio y alimentando una voluntad de hierro para llegar hasta el final. En estos días de tanto ruido interno, de preocupación, de ojeras, de dormir mal, si hay algo claro que nos da fuerza para seguir adelante, es que no vamos a desaprovechar la oportunidad histórica de cambio que tenemos por ninguna mezquindad ni interés personal. No lo vamos a hacer. Cuando recordamos a la Pasionaria en el 25 aniversario de su muerte, el pasado mes de diciembre, no lo hacemos por añoranza del pasado. Lo hacemos porque juramos seguir su ejemplo comunista, su sencillez, su honradez, su alegría de vivir y de luchar, su capacidad de unir y de mirar hacia adelante, y sobre todo por recordarnos que la militancia no comulga con el acomodo, con la búsqueda del interés personal. ¡Izquierda Unida está aquí! Como lo está en las luchas obreras, en el trabajo diario de sus vocales en las Juntas de Distrito, en las movilizaciones de los movimientos sociales, defendiendo en los tribunales a quienes sufren la represión. Que no nos engañen. Allí y aquí está Izquierda Unida, la Izquierda Unida de verdad. No en los que pactan con el PP para repartirse influencias en Caja Madrid y luego se niegan a asumir su responsabilidad. ¡Ahí no nos encontrarán jamás! Compañeras, vamos hasta el final, a ganar y a cambiar esta ciudad. Y tenemos buenas noticias. Mucha gente se está acercando a Izquierda Unida. Como lo demuestran las primarias que fuimos capaces de organizar y este mismo acto. Las movilizaciones sociales siguen cosechando éxitos importantes, como los de la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C. Entre todas juntamos más de 30.000 firmas de apoyo al proyecto de Ganemos Madrid. La necesidad de confluir respetando la diversidad de organizaciones políticas y sociales en espacios de poder ciudadano es hoy una realidad. Hemos aprendido de América latina, de Grecia, de experiencias como las del Frente Amplio en el Uruguay de nuestro compañero Facu, de los compañeros del MAS boliviano, de Alianza País del Ecuador... Estamos elaborando y construyendo un buen programa, que como siempre insiste Julio Anguita será la piedra angular del cambio. Hoy mismo hay una reunión para seguir trabajando en él. Y vamos a dejarnos la piel para construir una alternativa que permita cambiar de verdad esta ciudad. Allí estará Izquierda Unida. Contra todo pronóstico aquí estamos. Nos dijeron que nunca nos dejarían celebrar unas primarias; las celebramos y las ganamos. Nos acusaron de estar deslumbrados por PODEMOS y sin embargo lo que hacemos día a día es hacer lo que decimos en nuestros documentos; con la refundación; con la rebelión democrática; con la confluencia; con el proceso constituyente. Lo que hacemos es cumplir de verdad lo que acordamos. Ese es el único camino para IU. Nos dijeron que no seríamos capaces de juntarnos y aquí estamos, con todos vosotros y en los espacios de confluencia. La derecha y sus cómplices en esta región han desencadenado una campaña de difamación e intimidación. No es sólo por odio, es por miedo. Porque el miedo ha cambiado de bando. En Grecia, ante la posibilidad del triunfo de Syriza, movilizan a Merkel y sus subalternos con todo su poder económico y mediático. Aquí quieren organizar un tamayazo preventivo; quieren dividirnos, anularnos, desmoralizarnos, cooptar a unos cuantos. ¡No lo lograrán! ¡No lo lograrán! ¡A resistir, a construir unidad y poder popular y a ganar! Viva la lucha de la clase obrera. Si se puede!